Refundación de la Escuela de Arquitectura y Diseño

En 1952, un grupo de arquitectos y artistas compuesto por Alberto Cruz, Arturo Baeza, Jaime Bellalta, Fabio Cruz, Miguel Eyquem, Godofredo Iommi, Francisco Méndez, José Vial y Claudio Girola – quien llegó al poco tiempo – se incorporaron a la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), fundando simultáneamente el Instituto de Arquitectura, el que sirve y alimenta a la Escuela. La invitación al grupo fue realizada por el Rector de la Universidad de aquel entonces, Padre Jorge González.

Dicho grupo propuso un planteamiento original acerca de la concepción de la poesía, el arte y oficio de la Arquitectura, un planteamiento que orientaría y configuraría los estudios y la pedagogía de la Escuela y que se mantendría hasta el día de hoy.

En 1964 se formuló una visión poética de América, Amereida, la cual dice de su origen y destino. Siguiendo tal visión, el grupo de profesores fundadores de la Escuela – acompañados por artistas e intelectuales europeos – organizaron una Travesía por el interior del continente americano, uniendo Tierra del Fuego con Santa Cruz de la Sierra.

En 1967 se gestó el movimiento de la Reforma Universitaria. Este movimiento vio sus primeras luces en nuestra Escuela, desde donde se expandió a todas las universidades de Chile. Dicho movimiento tuvo un origen poético y por ello en la Escuela lo llamamos la Reoriginación Universitaria, el que marcó el origen de la Ciudad Abierta. Posteriormente, en 1970, los profesores de la Escuela adquieren los terrenos en el litoral al norte del Río Aconcagua y fundan allí la Ciudad Abierta.

Luego, en la década de los ’70s, se fundan las carreras de Diseño Gráfico y Diseño de Objetos (Industrial), con la orientación y fundamento poético iniciado por la Arquitectura. Tal abertura favorece la complementación y complejización de los tres oficios.

La finalidad es dar cabida y favorecer el florecimiento de los oficios a través de aunar la vida, el trabajo y el estudio, objetivo al que sirve la Ciudad Abierta, la cual a su vez se constituye en fuente de iluminación del quehacer académico de la Escuela.

En 1984 la Escuela incluye en su Plan de Estudios la realización anual de Travesías por América. Ellas se organizan por Talleres en las que participan todos los alumnos y profesores.

Ellas han llegado desde el Canal Beagle a la Isla de Pascua, el Amazonas, el Ecuador, las pampas y la selva. En las Travesías se llevan a cabo Actos y proclamaciones que culminan en leves obras de Arquitectura y Diseño que se donan a la gente del lugar.

Fundadores