Amereida

amereida

Amereida es un poema que reune en su nombre el hallazgo de América y la épica latina del piadoso Eneas escrita en la Eneida. Dos años después de la Travesía del 65 se recolectaron textos diversos, anotaciones, poemas, cartas de los primeros cronistas americanos, blancos enteros, recortes y dibujos, y se realizó un trabajo de edición del material para darle forma a un libro titulado Amereida, sin firma de autor alguno, nada numerando sus páginas y ninguna mayúscula; la primera edición reza: amereida, volumen primero, colección poesía, Santiago, Chile; Editorial Cooperativa Lambda. Inscripción Nº 33306; el libro remata antes de la página de gracia con un 15 de mayo de 1967.

La lectura del texto nos adentra indistintamente en la pregunta permanente por el ser americano a partir del reconocimiento de la aparición de América vista como un hallazgo; desde el primer poema el encuentro con lo desconocido abre la posibilidad para comenzar a pensar el nuevo mundo tal un regalo, un don; su seña: la Cruz del Sur, ((Ver también: Reflexiones en torno a la Cruz del Sur.)) la luz que remonta el horizonte y guía en el septentrion.

En la página 147 del volumen segundo ((Publicado en 1986 por el Taller de Investigaciones Gráficas, Escuela de Arquitectura UCV.))- la pregunta ¿qué es amereida? línea abajo sigue así:

y a caballo
un niño de allí
me prestó un caballo
por la playa y el pasto

El texto se abre siempre al verso siguiente y equivoca la esperanza, lo aguarda; bordea el sujeto –como Mallarmé– sin retenerle, y reposa nítidamente en una poética del blanco para recoger el silencio del habla, como el lapso que se da entre los actos de lo extraordinario. La Travesía de Amereida se constituyó como un tiempo extendido en el acto que atravieza América y le canta su aparecer.