Finalizado el semestre, la Escuela volvió a vivir en sus pasillos, después del encierro provocado por la pandemia, la conocida Ronda de los Talleres, que consiste en un recorrido de todo el conjunto de profesores por las distintas exposiciones finales de estos.

Deambulando por los talleres de arquitectura, diseño y proyectos de títulos, los asistentes se van encontrando con el docente encargado de cada estación, quien les comenta algunas claves del proceso de su asignatura. Usualmente, gran parte del desarrollo de sus proyectos finales no necesariamente se ve explicitado en la exposición.

Para Iván Ivelic, arquitecto y docente e[ad], “el recorrido por las exposiciones es, como profesores, clave y crítico, para generar una agenda de trabajo en la cual la sincronía entre un taller y otro, o las profundizaciones que se hacen en un taller, sean fundamentales para que esas competencias puedan ser recibidas y continúen el proceso formativo en los cursos superiores”.

“Este semestre estuvo cargado de muchas cosas hechas. La producción del taller de primer año y la madurez de los proyectos es notable; una densidad de trabajo, miles de maquetas, de láminas, de dibujos, de observaciones y muchas actividades adicionales, que los talleres buscaron para estimular el encuentro en dimensiones más dinámicas: salir a observar juntos, actos, pequeñas construcciones” destaca Ivelic, sobre el reciente periodo académico.