La escasez hídrica ha golpeado fuertemente a varias comunidades en nuestro país y sigue creciendo, por lo que la búsqueda de alternativas para el uso eficiente del agua se ha vuelto fundamental.

Bajo esta premisa nace “Humedales depuradores: Reutilizando agua para la agricultura. Soluciones basadas en la naturaleza para mitigar la escasez de agua a lo largo de Chile”. Este proyecto fue adjudicado por el Centro de Humedales Río Cruces de la Universidad Austral de Chile y financiado por el Ministerio de Ciencias y Tecnología a través de ANID.

Esta iniciativa se realiza en consorcio con varias universidades del país, como la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y las universidades Católica del Maule, Arturo Prat y de Playa Ancha, además del Centro de Investigación y Desarrollo en Recursos Hídricos (CIDERH), la Red de Investigadores en Recursos Hídricos y la Sociedad de Toxicología y química del ambiente (SETAC).

Lorena Herrera, profesora de planta de nuestra Escuela, es la representante de la PUCV en el proyecto. Lorena, que es Ingeniera Industrial y realiza la cátedra de Evaluación Social de Proyectos, comenta que el objetivo de esta iniciativa es “medir la cantidad y calidad de aguas depuradas que pueden generar los humedales construidos, de manera de poder utilizar esas aguas servidas en la agricultura.”.

Asimismo, cuenta que el proyecto se encuentra en su etapa inicial, donde los investigadores y científicos participantes recién están obteniendo los distintos instrumentos para, luego, comenzar con la medición.

“Nuestro aporte partirá cuando ellos ya tengan los resultados de estas mediciones. Ahí desarrollaremos una metodología que permita hacer una evaluación social del impacto de la construcción de humedales para depurar agua”, asegura la docente de nuestra escuela.

Los humedales depuradores son soluciones basadas en la naturaleza, que permiten replicar algunos de los servicios ecosistémicos que brindan los humedales naturales, como limpiar y distribuir agua limpia en cantidad y calidad. Estos se pueden construir de diferentes formas, usualmente son de bajo costo de instalación y mantención, y representan una alternativa eficiente para el reúso de agua en contexto de escasez hídrica.

“Dada la situación del agua a nivel mundial, y en particular en nuestro país, poder desarrollar un proyecto de esta naturaleza nos pone a la vanguardia de lo que la ciencia está haciendo para buscar paliar los estragos que implica el cambio climático, específicamente, a través de la escasez hídrica”, finaliza la investigadora.