Durante la jornada del día martes 07 de junio, se realizó el lanzamiento del libro “Escuelas para todos: de la racionalización constructiva a la arquitectura sistemática para la reforma educacional de 1965”, de la arquitecta y docente e[ad] Ursula Exss, y con la participación de Horacio Torrent, arquitecto de la Universidad Nacional de Rosario, y Jadille Baza, arquitecta de la Universidad de Chile. 

La instancia fue de modalidad híbrida, con más de 20 usuarios conectados en la transmisión on line, y 45 asistentes de forma presencial el auditorio del Campus Recreo de la PUCV. Queremos extender los agradecimientos, como equipo de Vinculación con el Medio, a la Escuela de Economía y Negocios por el apoyo técnico y el uso del espacio.

La publicación retrata las dimensiones arquitectónicas de edificios escolares construidas mediante un encargo político-social de gran número de escuelas en el contexto de la reforma educacional de 1965. En ella se presentan y se relacionan políticas educativas y de construcción escolar, operaciones de proyecto y construcción y, en un sentido amplio, otras motivaciones disciplinares de la arquitectura que interactuaron con la construcción escolar en ese momento histórico.

Para Horacio Torrent, el texto se “va a convertir en poco tiempo en una obra fundamental para muchas más cosas que la arquitectura, ya que pone un tema clave que no tenía reconocimiento cívico en los estudios históricos ni teóricos. Propone una lectura de una experiencia bella, fantástica, si uno vuelve hace casi sesenta años atrás, que en el país había un desafío increíble que era lograr la escolarización de casi todos los niños”.

Por su parte, Jadille Baza recalcó la importancia de “escuchar a educadores y estudiantes, para comprender las Metodologías de trabajo y así proyectar los nuevos edificios para mejorar el proceso de aprendizaje”. “Valoro tremendamente la investigación desde la universidad, que permite mirar la historia para proyectar el futuro”, finalizó la arquitecta.

Ursula Exss, autora del texto, rememoró su travesía a la Isla Santa María, el año 2010, instante que le regaló una “comprensión del peso de la obra de la Sociedad Constructora que, por los años de la reforma educacional del ‘65, se ponía la tarea de “ningún niño sin escuela” en tan sólo unos pocos meses. La épica de ese desafío arquitectónico, curiosamente coincidente en años con el viaje de la Amereida, está allí en cada una de esas escuelas en parte prefabricadas, transportadas y luego construidas a veces con participación de las comunidades”.