Iniciamos septiembre con la visita de Juan Carlos García Pérez de Arce, el primer Ministro de Obras Públicas en Chile que ostenta el título de arquitecto y que, además, es egresado de nuestra Escuela motivo que nos llena de orgullo y alegría. Con un posgrado en Gestión Urbana en Francia y una amplia trayectoria de servicio público, la visita de Juan Carlos en el marco de nuestros 70 años como escuela refundada, celebramos una impronta en nuestros ex alumnos que es la vocación de entrega.

El cuerpo estudiantil de la e[ad] coordinó un espacio en la apretada agenda del actual ministro para que nos visitara y compartiera su experiencia y visión, tanto de la arquitectura como el urbanismo desde el servicio público. Y es que —tal como le mencionara años atrás a Rodrigo Saavedra cuando lo invitó a compartir su Taller—, Juan Carlos García siempre tendrá tiempo para las y los estudiantes.

Fue un encuentro cercano, cálido y distendido el cual García agradeció poder reencontrarse con algunos de sus ex compañeros y profesores, así como por re significar un tiempo de reflexión, los cuales son escasos en la alta dirección pública dada la magnitud de responsabilidad que conlleva: “El Estado no tiene tiempo para pensar. La curiosidad tiene que venir de los espacios universitarios y es clave el vínculo con ellas”.

La creatividad como base para resolver problemas

De su formación en la Escuela destacó que “te prepara para la vida” y que en ello las travesías fueron fundamentales. Ahí aprendió de planificación, detalles y logística, así como “la relación de lo que hacemos con el paisaje, que para mí tiene una connotación muy importante”. Otro elemento fundamental para él, es el trabajo colectivo, depender de otros y resolver mucho con muy poco, y es que “nada de lo que hacemos depende solo de nosotros, por lo que comprender que esas limitaciones son parte del proyecto y no un obstáculo, es clave para que sean un valor y no una amenaza”.

Luego de egresar, su paso por Servicio País en Villa O’Higgins, lo marcó igual que en las travesías en el como hacer mucho con muy poco: “No tengo, no es argumento para hacer, sino que apelar a la creatividad y responder de una manera distinta a un mismo problema”. Esa experiencia en la que fue parte de una comunidad en aislamiento geográfico, pudo poner en práctica el que las múltiples variables son parte de la gestión de un proyecto complejo como lo son un pueblo dividido, la falta de esperanza, o acoger a personas fallecidas para darle digna sepultura.

De lo grande y lo pequeño: La edificación pública debe transformarse en un buen vecino del barrio

Su experiencia en organismos públicos se ha desarrollado también en el Ministerio de Vivienda y Urbanismo y en el Ministerio de Obras Públicas, como director Regional de Arquitectura de Valparaíso. Ha impulsado importantes proyectos en la región de Valparaíso, donde estudió y vive, tales como la construcción del Parque Cultural de Valparaíso, el Estadio Municipal de Quillota, el Teatro Pompeya de Villa Alemana y la casa de Pedro Aguirre Cerda en Calle Larga, entre otros.

En ese recorrido su visión transformadora es comprender que “lo público no lo dominamos. Debe ser conquistado paulatinamente por la ciudadanía y no determinado por nosotros”. Es por ello que en el diseño de los espacios públicos asegura que se debe contemplar simpleza y ductilidad que permitan dar cabida a los usos, como una posibilidad en el paso del tiempo y no de una forma estricta.

“En la ciudadanía hay sueño, dolor, memoria, solidaridad. Un mismo tema puede ser abordado desde diversas miradas y construir un espacio común. Y esta Escuela con esta formación, permite esa conjunción y a mirar diferente lo que parece evidente”.

En su cargo como ministro de estado, mencionó que ser responsable de 9.500 personas, manejar presupuestos de 3 mil millones de dólares y tener múltiples proyectos de todo tipo como una responsabilidad directa, es abrumador y puede sonar grandilocuente, pero lo cierto es que “es hacer mucho con muy poco tiempo para pensar y tomar decisiones muy rápidas”.

Al ser consultado por el futuro de Valparaíso afirmó que “Como Ministro de Obras Públicas, no soy dueño de Valparaíso ni determinar lo que va a pasar acá, pero sí de aprender a conducir algunos procesos con una mirada metropolitana. Por ejemplo, cuando estamos impulsando los ascensores, damos paso a que sea parte de un sistema de conectividad para los cerros de Valparaíso.”

Para finalizar, Francisca Blanco y Juan Carlos Jeldes le entregaron presentes a nombre de la PUCV y la Escuela de Arquitectura y Diseño. Luego el ministro compartió animadamente el café con profesores y estudiantes de manera muy accesible y relajada. Agradecemos su visita y a las gestiones del Cuerpo de Estudiantes e[ad] para permitirnos este emotivo reencuentro.