Titulantes de diseño avanzan a paso firme en implementar el proyecto financiado por la Dirección de Innovación y Emprendimiento (DIE) de la Universidad, que les permitirá no sólo contar con un espacio equipado para la revalorización de residuos generados por los estudiantes de la e[ad] durante su proceso de aprendizaje, sino también implementar un plan de manejo de los mismos.

Para desarrollar este proyecto las estudiantes de Diseño Melanie Collins y Marilia Cerna se basaron en el modelo de Diseño Circular el que postula que el producto debe ser diseñado de tal forma que pueda ser reutilizado una vez que cumpla su vida útil.

“Desde nuestra vocación vemos la oportunidad de hacernos cargo de cómo concebimos los procesos de fabricación y diseño, implementando métodos y sistemas eficientes en las distintas etapas del ciclo de vida de los materiales”, argumentan en la wiki de su Taller de Título, guiado por el profesor Leonardo Aravena.

El proyecto busca contribuir al desarrollo de nuevos métodos de estudio y de vinculación entre la universidad, la comunidad y el medioambiente, siendo así la e[ad] pionera en métodos de fabricación desde el ecodiseño, nuevas formas de producción y revalorización de materiales.

Marilia Cerna comenta que “Nos dimos cuenta en el proceso de maquetación para llegar a un resultado final, los estudiantes desperdiciamos mucho material. Nuestro interés siempre ha sido encontrar la manera de continuar el ciclo de utilidad de esos desechos y con este Laboratorio de Diseño Circular, anexo al Aconcagua FabLab, queremos dejar un legado que permita a los futuros diseñadores de la PUCV responsabilizarse por el proceso que conlleva la creación de un producto”.

El plan integra a la comunidad escuelera de forma activa dentro de la solución del problema de manejo de residuos. El equipo levantó y ordenó datos cuantitativos en el edificio de Matta #79, y consiguió materiales para la manufactura de las máquinas de Precious Plastic, iniciativa holandesa que comparte los modelos de sus máquinas de reciclaje para ser rediseñadas y construidas en todo el mundo.

De esta manera las estudiantes presentan una propuesta integral para el manejo de residuos, contemplando su recolección y almacenamiento, para su posterior reciclaje y revalorización. Al final del ciclo se generarán nuevos materiales para la experimentación objetual. Para ello, el Taller de Fabricación construirá una máquina trituradora y una inyectora.

“Uno de los desafíos más grandes que tenemos es hacer el proyecto en comunidad e invitar a nuestros pares a ser partícipes de esta experimentación, haciéndose cargo de sus procesos de aprendizaje en la Escuela contemplando la procedencia de los materiales y qué pasa con todo eso después del uso primario. Nos entusiasma que más personas puedan ver sus proyectos desde nuevas perspectivas y compartir sus conocimientos dentro del espacio”, destaca Melanie Collins.

El Fondo concursable de tesis innovadoras de la DIE PUCV, promueve el apoyo a las tesis de investigación de pregrado y posgrado que cuenten con una orientación de investigación aplicada y al desarrollo de la misma hacia un futuro emprendimiento.