“La pandemia ha acelerado aún más los procesos de digitalización, sobre todo en el ámbito escolar y laboral. Es por esto que las prácticas de escritura con lápiz y papel se han vuelto cada vez más escasas”. Esta premisa de investigación interdisciplinar liderada por Marcela Jarpa, directora de la Escuela de Pedagogía PUCV, es la que motivó a estudiantes de Diseño PUCV a tomarlo como desafío de titulación.

Se trata del proyecto “Toma mi mano y escribamos juntos”, en el que participan profesionales y estudiantes de las carreras Educación Básica y Educación Especial de la PUCV, junto a docentes del Colegio Las Amapolas de Viña del Mar. La iniciativa es financiada por el Ministerio de Educación a través del Fondo de Desarrollo Institucional (FDI) de emprendimiento estudiantil.

Consiste en la creación de un completo sistema de acompañamiento a estudiantes de 4to, 5to y 6to básico en que, a través de material de apoyo análogo así como del uso herramientas tecnológicas, se busca potenciar la escritura, el vocabulario, la creatividad y la participación, teniendo como foco principal la importancia de la escritura manual.

Francisca Cortés y Michelle McIsaac, titulantes de Diseño en el Taller Accesibilidad e Inclusión participan de este trabajo colaborativo con su proyecto “Diseño para la escritura”. Allí elaboraron un cuadernillo para cada nivel educativo, basándose en los contenidos académicos de cada curso, el cual es complementado con ejercicios y juegos online a los que se accede a través de un código QR.

“En Diseño estamos llevando adelante varias investigaciones que tienen una misma hebra y distintas aristas. En este caso se trata de que niños puedan expresarse por escrito, y en la línea del co-diseño están surgiendo naturalmente proyectos tendientes a brindar herramientas para que otras personas puedan expresar sus anhelos y sueños, propiciando así distintas narrativas”, comenta Herbert Spencer, profesor guía de las titulantes.

Además, las estudiantes decidieron dar vida a Nunito, un personaje que acompaña y guía a las y los escolares en el proceso de aprendizaje a través de sus distintas etapas. Por último, idearon una alternativa para docentes y alumnos que tengan dificultades para acceder al material de apoyo, dejándolo a disposición en un sitio web.

Michelle nos comenta su experiencia señalando que “Siempre he sabido que quiero trabajar con niños y participar de proyectos sociales. Este proyecto es un gran desafío y una oportunidad muy buena para aprender a trabajar en conjunto con otras áreas y no quedarme solamente con el punto de vista del diseño”..

Por su parte, Francisca comenta que “En un futuro me gustaría seguir trabajando en proyectos similares, explorando también otras áreas en donde se quiera generar un gran cambio, ya que este proyecto me ha dejado una gran experiencia”.

Investigadoras PUCV entregan material material tecnológico

El viernes 3 de septiembre, las estudiantes de Educación y Diseño de la PUCV participantes del proyecto FDI, visitaron a profesores y alumnos de cuarto básico del Colegio Las Amapolas de Viña del Mar. Reunidos en el patio del recinto y en medio de actividades lúdicas, cada alumna y alumno recibió, de la mano de las investigadoras, una tablet. Este dispositivo permitirá a la comunidad educativa dar continuidad al sistema de acompañamiento para el aprendizaje de habilidades de lectura y escritura.

Acerca de la jornada, Francisca comentó “Pudimos compartir y conversar con las y los alumnos, ayudándolos a escribir una noticia sobre la misma ceremonia que estaba ocurriendo. En mi punto de vista, ese momento fue muy enriquecedor y motivador ya que pudimos ver la emoción de los niños al saber que les estamos entregando material tecnológico y educativo”.

“Luego de la entrega de tablets, tuvimos un encuentro con el director, algunas profesoras del colegio, y también con el equipo de investigadoras de Educación de la PUCV. Fue la primera vez que nos veíamos ya que todo el trabajo con ellas se había hecho remotamente”, destacó Michelle.