La Dirección de Innovación y Emprendimiento (DIE) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, busca impulsar una cultura de innovación y emprendimiento en la comunidad universitaria y en actores relevantes para la sociedad, vinculando las necesidades del territorio regional y nacional. Es por esta razón que desde hace siete años se crearon los Concursos DIE, que apoyan iniciativas para académicos, estudiantes de pre y postgrado, alumnos CFT y alumni PUCV.

Desde el año pasado los Concursos DIE se dividen en distintas categorías que se realizan en diferentes fechas durante el año. En esta ocasión, las categorías CREA y DESARROLLA concluyeron la etapa de postulación en mayo de 2021.

Gabriela Zett, titulante de diseño de nuestra escuela, participó de la categoría CREA,  adjudicándose el fondo del concurso con el servicio Barrio Panal. En este proyecto contó con el apoyo de Michelle Wilkomirsky, profesora de diseño de la e[ad], además de integrar a su equipo a los profesionales David Jorquera, ingeniero civil industrial  y Magdalena Faúndez, psicóloga. 

Un salto a las acciones 

Gabriela comenzó su Taller de Titulación estudiando sobre la educación ambiental y la participación ciudadana. Desde esta problemática desarrolla Barrio Panal, una aplicación para fomentar la educación ambiental y la participación ciudadana. “En la aplicación puedes hacer cuatro acciones como individuo, estas acciones aportan a la energía del barrio. Además estamos trabajando en una idea de bonificación, que podría ser la entrada a algún museo, concierto, obra de teatro o documental”, afirmó Gabriela. 

Las cuatro acciones presentes en la aplicación son: El movimiento por el territorio, reciclar en casa y conectarte con los recicladores de base que van hasta el domicilio, crear instancias de educación ambiental (talleres y salidas a terreno), y crear proyectos comunitarios.

 

“Lo que quiero lograr es que la gente no solo tenga conciencia, si no que dé el salto a las acciones” – Gabriela Zett.

Actualmente el equipo está trabajando con la municipalidad de Viña del Mar,  ya que cuenta con un programa de medio ambiente que se ajusta a las necesidades del proyecto. Esta entidad actuaría como contraparte y apoyo para administrar la plataforma.