Montserrat Venegas Torres egresó de arquitectura de la PUCV en 2012. En la e[ad] aprendió a hacer las cosas diferentes mediante la observación del espacio y el habitar desde el diseño de manera muy sensible. Participó de las travesías en Villa O´Higgins, São Miguel das Missoes, Río de Janeiro y Las Lástimas, São Francisco Do Soul.

Actualmente es encargada de Cultura y Patrimonio en el Gobierno General de Antofagasta desde donde promueve y gestiona proyectos con escuelas y comunidades locales. Es fundadora de Inquieta, una comunidad de creativa, con foco en emprendimiento, diseño y liderazgo femenino. Asimismo co fundó la Fundación Territorial, la cual tiene puesto el foco en la activación de territorios creativos y sostenibles.

Ha ganado Fondos de cultura en diversas categorías y la Beca Chile Crea, lo que le ha permitido continuar con su perfeccionamiento.

De acuerdo a lo personal y laboral, ¿En qué te encuentras actualmente? 

Hace tres años que estoy trabajando como encargada de Cultura y Patrimonio del Gobierno Regional de Antofagasta. Ahí llevo las iniciativas que tienen que ver con Cultura y Patrimonio y con un programa en específico llamado “Puesta en Valor del Patrimonio”, con la gestión  de 41 iniciativas en diferentes estados de avance y 15 en prioridad que van avanzando. 

Hay dos programas que he estado desarrollando desde el Gobierno Regional, uno es para hacer escuelas taller en el altiplano Alto Loa, llamado «Programa de Conservación del Patrimonio Alto Loa», y otro que es para pintar el centro histórico y cambiar el paisaje. 

En lo personal siempre estoy haciendo otras cosas fuera del trabajo, tengo una comunidad recreativa, llamada INQUIETA, con foco en emprendimiento, diseño y liderazgo femenino. Desde ahí llevamos tres años creando experiencias de transformación. También co fundé la Fundación Territorial, la cual tiene puesto el foco en la activación de territorios creativos y sostenibles, desde donde estamos haciendo un Curso de Bio construcción Online, un camino de formación que comencé cuando estaba en la Escuela. Este año comencé un Máster de Industrias Creativas y Culturales en Monash University, Australia, a través de un fondo CONICYT (becas Chile).

Escuela taller Antofagasta

¿Cómo describirías tu experiencia como estudiante de la e[ad]? 

 Una experiencia memorable, diferente. Estando dentro creo que no fui capaz de valorar lo entretenido que era, me sentía más abrumada por las entregas y la tensión creativa que existe entre los estudiantes. Creo que fue cerca del cuarto año, en donde ya había adquirido un poco más el «ojo» que disfruté a pleno el valor agregado de la Escuela, y que desde lejos hoy en día valoro mucho más. Vivir tantas experiencias diferentes; viajes, actos poéticos, los días de amereida, cultura del cuerpo y ritoque, sin duda tengo increíbles recuerdos de esos años. Estudiar en la Escuela fue entender una cultura diferente; vivenciar Valparaíso desde el lápiz y el croquis,  abriendo sentidos, entrenando otras áreas del cerebro, fueron años muy enriquecedores. 

Pero sobre todo, fue una experiencia diferente; quienes se acercan a la Escuela lo hacen porque buscan una formación distinta, es una experiencia única, no hay otras similares en términos de arquitectura y diseño.

¿Qué destacas de la Escuela?  

En una palabra, la experiencia. Lo que más destaco por lejos es que tiene un espacio único de formación, como Amereida, los actos poéticos, la relación con el cuerpo, la experiencia de Ritoque una vez a la semana, al final te conecta con otra especialidad y con tu cuerpo de otra manera, se evita el estrés que es algo importantísimo. Las travesías son espacios memorables que quedan para la vida.

Esos espacios de formación vivencial y de experiencias son únicas, es lejos lo que más valoro. Mi Escuela es aprender haciendo, y es la formación que llevo a todas partes.  

¿De qué manera el paso por la e[ad] marcó tu desarrollo profesional?

El hacer las cosas diferentes mediante la observación del  espacio y el habitar desde el diseño; un diseño muy emocional. Eso lo he llevado siempre, además de vivir en un constante aprendizaje. 

En términos técnicos, cuando salí sentí que no sabía nada y tampoco entendía lo que había aprendido. Después de algunos años me empecé a sentir arquitecta, me di cuenta que tenía capacidad de observación, de gestión y proactividad. No sabía ocupar en profundidad herramientas ni programas digitales, pero si me tocaba aprender algo lo averiguaba pronto (preguntando se llega a Roma).

Me marcó también en la aplicación del diseño, como un factor emocional. No importa la ocasión, siempre podemos elevar un poco la experiencia, aún cuando tenemos pocos recursos disponibles. La capacidad de observación aplicada al habitante y al lugar creo que también marcó en mí un estilo de diseño más slow, en mi caso muy vinculado a los oficios y lo sostenible. 

La proactividad también se estimula muchísimo en la Escuela, y ha sido fundamental en mi desarrollo profesional. En la e[ad] aprendí a no esperar que me digan las cosas, lo que tengo que hacer o cómo lo debo hacer, sino a tomar la iniciativa y buscar la solución al problema, aunque me equivoque.

¿Cómo visualizas el despliegue del oficio en el que te desarrollas en 10 años más?

Creo que el oficio se está moviendo hacia diferentes lugares. Por una parte veo que la arquitectura se está volviendo más rápida, la construcción cada vez se vuelve más industrial, lo que a mí como profesional no me llama tanto la atención, no es mi línea. No me acomoda tanto porque implica una huella ecológica brutal y un desapego del entorno. Pero por otro lado veo que la industria está caminando más hacia el lado sostenible, incorporando la parte ambiental, económica, social y cultural, que dejó de ser de élite y se está integrando en procesos  intangibles que se aplican al diseño.

El camino que más me atrae es que estamos viviendo la era de las experiencias y las emociones, parte de mis pilares del oficio, en donde los proyectos son a escala humana, con valores lúdicos, creativos, sensitivos y participativos.

Exposición Fabricant Paisatges Barcelona Noche del Museo

¿Hay algún concurso en el que hayas participado, algún premio que hayas ganado últimamente o algún proyecto que quisieras destacar?

He ganado Fondos de cultura en diversas categorías, también la Beca Chile Crea para estudiar el “Landscape intervention and heritage management Master UAB”, y actualmente desarrollo un Magíster de Industrias Creativas en Monash University Australia (online debido a la pandemia ), a través de una Beca Chile CONICYT para estudios de postgrado en el extranjero.

Les invitamos a conocer más sobre Montserrat Venegas y sus proyectos en www.montserratvenegas.com  y en el Instagram @montsevenegass

Si eres alumni e[ad] te invitamos a compartir tus proyectos destacados contactandonos al correo rrss@ead.cl