A principios de esta semana alumnos del Taller del acto y del vacío construyeron, en Quebrada Márquez, un nuevo espacio para que la comunidad pueda reunirse en familia. Rodrigo Saavedra profesor guía del Taller lo describe como “un sector protegido del sol y del viento para llevar a cabo el diálogo previo o posterior a las actividades deportivas y donde el entrenador de fútbol traspasa valores a los más pequeños”.

El trabajo se ha desarrollado a lo largo del semestre junto a la Junta de vecinos de la Población Márquez, dirigida por Rosa Ampuero, así el Taller pudo conocer de primera fuente las dinámicas de funcionamiento y necesidades del barrio.

Cada estudiante pudo formular además ante-proyectos para una futura sede vecinal, los que luego de ser presentados en las entregas de fin de semestre, quedarán a disposición de la organización vecinal de manera que puedan ser considerados al momento de concretar la construcción del mismo.

El vínculo ha sido posible gracias al apoyo de la Corporación La Matriz a través de su directora ejecutiva Nicole Arredondo, quien además dirige el Programa Futvalores, iniciativa con presencia en esta comunidad y que por más de ocho años brinda oportunidades y herramientas de transformación social a niños, niñas y jóvenes del Barrio Puerto.

La profesora ayudante del Taller y candidata a Magíster en Arquitectura y Diseño, Belén Flores, comenta que “Hemos tenido una buena recepción de la comunidad. Nos acompañaron durante toda la jornada de construcción, estuvieron presentes y aportando. Organizaron una tallarinata para darnos almuerzo y quedaron muy contentos con el resultado de la faena”.

Las obras construidas en el marco de las Andadas beneficiarán a habitantes de alrededor de ocho cerros aledaños que participan de actividades en este centro.