El proyecto participativo que involucra a titulantes de Arquitectura, Fundación Minga Valpo y la comunidad local, es financiado por el Fondo de Vinculación con el Medio 2021 que entrega la Dirección General de Vinculación con el Medio de la PUCV y ha sido llevado adelante en plena pandemia.

Actividades fundamentales como observar con detención el lugar en el cual se inserta una nueva obra, o sostener una conversación con las personas que allí habitan, descubriendo aquello que es propio de un lugar y sus habitantes, han sido desafíos a enfrentar en el quehacer profesional cuando la contingencia mundial implica medidas que limitan el desplazamiento y contacto entre personas.

Así, acogiendo el llamado de Fundación Minga Valpo, tres titulantes de Arquitectura e[ad], bajo la guía de la profesora Ursula Exss, se dispusieron a gestionar y ejecutar un plan para que, en la creación de anteproyectos de la futura Ludoteca Concón, se propiciara la vinculación efectiva entre los involucrados en los mismos.

Instancias de trabajo voluntario, jornadas de observación arquitectónica y visitas a terreno, han permitido que tanto estudiantes como académicos y profesionales de distintas disciplinas interactúen en pos de la creación.

Participación en actividades de construcción y pintura colaborativa en el terreno de la futura Ludoteca de Concón. Fotografía de Andrés López.

Además, las maquetas y modelos desarrollados en el marco del Taller de Título, contribuirán nutriendo desde los saberes propios de la Escuela al desarrollo del anteproyecto de la Ludoteca Concón.

Nicole Valdivia, parte del grupo de estudiantes a cargo del anteproyecto, nos cuenta que “Esta iniciativa de vinculación con el medio nos ha permitido ser partícipes de un proyecto que se encuentra en constante relación con la comunidad, generando tejidos sociales entre las familias. Esta continua interacción, además de la observación y el diálogo, tanto con mis compañeros de título como con el equipo Minga, permiten no sólo el desarrollo de un buen trabajo en equipo, sino también adquirir un compromiso y responsabilidad con la Fundación Minga Valpo”.

Para Andrés López, integrante del grupo, “Aprender junto a Minga Valpo ha sido muy motivante sobre todo por lo involucrados que ellos han estado, en cada una de las actividades. Las maneras de crear un proyecto para la comunidad, estando presente en todo momento, los actos del ser humano –principalmente los niños(as), los adultos mayores y jóvenes–, y los espacios que nacen de la observación, mediante un habitar jugando, logran captar la esencia misma del juego”.

“Valoro poder trabajar con la Fundación y considerar aspectos reales sobre el habitar de los niños y la función y/o misión de una ludoteca. Diferente sería con otro proyecto donde consideraríamos solo lo que hemos observado, pero en este caso complementamos también con la visión de una obra que sí se está realizando y que tiene necesidades específicas y reales”, comentó al respecto Britanny Steel, participante del proyecto.

Jornada de observación en la ludoteca La Merced.

Carolina Moraes, Directora de Fundación Minga Valpo y ex alumna de nuestra Escuela, mencionó que “Estas experiencias son para los alumnos una gran posibilidad de nutrir y ahondar en su entendimiento de la arquitectura. Rescato el interés que produce en ellos poder relacionar su titulación a un caso real que está naciendo y enfrentar de manera conjunta las preguntas originarias del proyecto. Para nosotros es una posibilidad de renovar nuestros lazos con las generaciones más jóvenes y nuestro origen como arquitectos”.

Fundación Minga Valpo es una iniciativa que surge espontáneamente en 2014 cuando, luego de los incendios que afectaron a siete cerros de Valparaíso, un grupo de arquitectos de la e[ad] comenzó con un voluntariado cuyo objetivo fue reconstruir viviendas destruidas por el siniestro. Hoy la Fundación ya completó la construcción de la Ludoteca en Cerro Merced, la que sirve como inspiración para el desarrollo del proyecto en Concón y otros similares en el futuro.

“Para nuestra fundación siempre ha sido un aporte seguir relacionándonos con alumnos de la Escuela, ya que compartimos una formación, un entendimiento y una pasión por los proyectos, la construcción y el estudio del territorio”, destaca Moraes.

*Imagen destacada: Durante una de las visitas al terreno de la futura Ludoteca, junto al Parque Comunal de Concón, los estudiantes presentaron sus primeras maquetas al equipo de Fundación Minga Valpo.