Elegir una carrera es complejo y más aun comprender cabalmente las virtudes entre una escuela y otra; puede confundir a muchos alumnos de enseñanza media. Es por ello que la dirección de la Escuela convocó el jueves 4 de julio a docentes y orientadores de colegios públicos y particulares para conversar respecto de lo que nos caracteriza en las carreras de Arquitectura y Diseño.

Arte al servicio de la comunidad

Nuestra visión posee un fuerte sello poético humanista que une ambas carreras, centrando el modelo de aprendizaje en la observación y en el hacer. Todos los estudiantes comparten experiencias que les permiten conocer la realidad directamente, generar vínculos y sensibilizarse con su entorno directo en la ciudad y con la naturaleza. Actividades académicas como la Cultura del Cuerpo, Taller de Amereida y las Travesías, apuntan a que el aprendizaje sea certero comprendiendo nuestra extensión americana y la importancia del ser en cada proyecto.

En el caso de las Travesías, esta experiencia única y trascendental de la e[ad], el estudiante se encuentra con la riqueza particular de proyectar, construir y habitar una obra en un corto periodo de tiempo. Asimismo el Aconcagua Fablab, laboratorio móvil de fabricación digital, es una instancia en donde nuestros alumnos aprenden para enseñar a otros a hacer, y para ello se sumergen tanto en procesos artesanales como en contenidos académicos de enseñanza básica.

Travesía 2008 a Queilen. Obra en proceso, Plaza del Fuego.

El incesante volver a no saber

En los primeros dos años durante el Ciclo del Oficio, ponemos especial énfasis en el aprendizaje de la Observación siendo esta el vínculo directo entre poesía y oficio. A través del dibujo e inmersos en la ciudad, cada estudiante desarrolla su propia materia y visión del mundo así como su sello personal para representarlo, desde una mirada desprejuiciada y sensible para así aprender y re aprender sobre un mismo objeto o espacio descubriendo algo nuevo cada vez. A su vez desarrollan una impronta y mano propia, lo que les permite tener una originalidad frente a un mundo que es cada vez más complejo y seriado.

En el desayuno dirigido por Marcelo Araya (Jefe de Extensión), Michèle Wilkomirsky (Jefe de carrera de Diseño) y Rodrigo Saavedra (Jefe de Docencia), presentaron también los programas educativos y la malla curricular de Arquitectura y Diseño. Nelson Aguilera orientador del DS Valparaíso, valoró «la importancia que dan al proceso dentro de la inmediatez en que vivimos» y que «vuestra educación está centrada en el ser más que en el tener. Ustedes no son una escuela más».

Todos los asistentes valoraron lo estimulante y motivador de la mirada educativa e[ad] y también la cercanía de entregarles herramientas para orientar mejor a sus alumnos.