Germán Bannen Lay, arquitecto, ex alumno de nuestra escuela y Premio Nacional de Urbanismo 2003, falleció este lunes a los 91 años. En este apartado recordamos su paso por nuestra escuela y su legado profesional.

El grupo de los 8

Bannen formó parte de un grupo de estudiantes que siguieron a Alberto Cruz desde la Universidad Católica de Santiago, quien reformaba la enseñanza de la arquitectura a inicios de la década del 50. En 1951 Cruz gestó la Escuela de Arquitectura de la PUCV, y Bannen pudo compartir con Juan Purcell, Jorge Sanchez, Jorge Gómez, Jaime Márquez, Eduardo Mena, Ricardo Dorado y Elías Gidi, quienes fueran alumnos fundadores de la nueva escuela.

Purcell recuerda que en aquella época era una escuela, en que además de estudiar y trabajar en proyectos, se reflexionaba acerca de la disciplina. Compartieron juntos largos paseos por la Avenida Perú y se reunían en la playa entre Miramar y Capducal conversado con Alberto y Godo. Se formaron rodeados de escultura gracias a la presencia de Claudio Girola quien formaba parte del movimiento del Arte Concreto Argentino. Sumado a la poesía con Godofredo Giommi, «era un mundo artístico y complejo que fue la base de la formación arquitectónica. Desarrollamos proyectos importantes como la Escuela Naval y participábamos en el Instituto de Arquitectura así como de exposiciones de esculturas. Existía una dedicación exclusiva a la vida universitaria, entregados a esta visión de la arquitectura y el arte en donde creíamos que íbamos a cambiar el mundo.»

EN maq 57 – Maquette Escuela Naval (construcción). Archivo José Vial Armstrong

Hacia una nueva arquitectura

«En Europa, en una reacción contra la ciudad medieval, la arquitectura moderna representada por Le Corbusier, Mies Van der Roe y Walter Gropius, entre otros, llegó a replantear la arquitectura también en sudamérica, pero esta fue la primera Escuela que se planteó formar alumnos en una visión moderna. En este aire que promovía un cambio de la vida y del espacio donde se vive, asociada al arte y a la filosofía, fue donde se formó Germán Bannen», comenta Juan Purcell.

«La innovación que se propuso en la escuela, es que los alumnos de arquitectura no debían estar en una sala dibujando planos y viendo revistas, sino que salíamos a la ciudad a observar y eso se registraba en dibujos. Tenías que conocer la vida en la ciudad, cómo se vivía, cómo acogía la vida y como esta se desplegaba en la ciudad. Te enseñaban a mirar la vida en la ciudad asociada a la poesía moderna. Ese fue el cambio radical en aquellos años. No era desde la academia, la sección áurea o los estilos, sino que observabas los actos de la vida cotidiana y luego se daba forma a ese acto. Las obras se apoyaban en un fundamento. Y esas fueron las semillas que brotaron en Germán y en cada uno de nosotros.»

Bannen y Providencia como nuevo centro urbano

Germán Bannen, archivo La Segunda.

Luego de sus estudios, Bannen se desempeñaría como docente en la PUC de Valparaíso y en la Técnica Federico Santa María, en la UC de Santiago y en la U. de la Serena. En 1962 llegó como asesor urbanista y director del Departamento de Desarrollo Urbano del municipio de Providencia, y se preocupó de dotar a la comuna, que hasta ese entonces era residencial, de servicios, parques y centros culturales que hicieron que el “providenciano” no necesitara salir de su lugar para hacer trámites o incluso trabajar.  Su paso por Viña del Mar influyó en su propuesta de incorporar el jardín y la cubierta de follaje de los árboles a la línea de fachada de los edificios y manzanas, tan propias de las calles de Providencia.

«La noción de que el límite entre lo público y lo privado es físico también proviene, según Bannen, de su formación con Alberto Cruz. Esto  lo ejemplifica con la imagen de las múltiples escaleras en Valparaíso. ¿De quién son las escaleras?, ¿Son públicas o privadas?, se pregunta. Para él lo importante es, más que su correspondencia con propiedad pública o privada, el hecho de que sean usadas por muchas personas. Los diferentes tramos de las escaleras son distintos y esto es, desde su punto de vista, la expresión de todos los actores que participaron en su construcción.”(*)

“Hay que entender que el problema grave que tenemos son las ciudades y que las ciudades tienen lugares y que esos lugares tienen tamaños y que no se pueden sobrepasar y si se hace, hay que crear nuevas ciudades”, decía Germán Bannen en una entrevista en 2011, resumiendo en pocas palabras la idea base con la que trabajó toda una vida en la comuna de Providencia: “Toda mi lucha fue transformarla en una ciudad”, afirmó.

El legado de Germán Bannen junto a Jaime Márquez, es una larga lista de obras como el plan regulador de Providencia, en donde permeó la macro manzana, favoreció los jardines, la platabanda y los antejardines en el crecimiento de la comuna. La remodelación de la Plaza Pedro de Valdivia y Avenida Pocuro; el diseño del Parque de las Esculturas, de los cafés literarios del Parque Providencia y Bustamante, y todo el desarrollo de Nueva Providencia (ex 11 de Septiembre).

 

*****

(*) Extracto libro «POPS: el uso público del espacio urbano: el carácter público a través de la normativa”, cco-edición entre la Universidad Andrés Bello, Capital Books y Ediciones ARQ, 2015.

Imagen Portada: Café Literario Parque Bustamante Arquitecto: Germán Bannen Lay Colaboradores: Leonor Caamaño Vargas Ubicación: Parque Bustamante, Bustamante n°335 Superficie del Terreno: Parque Bustamante Superficie construida: 630.05 m2 Año proyecto: 2006/2007 Año de construcción: 2007/2008 Constructora: GHG Materiales predominantes : Hormigón visto, coigüe, mármol travertino, cristal Fotografias: Patricio Casassus Fontecilla. Fuente: Archdaily Colombia.