Este viernes 20 de abril terminaron las celebraciones de la semana universitaria 2018, instancia donde los cursos superiores de la Escuela de Arquitectura y Diseño de la PUCV dan la bienvenida a los alumnos de Primer Año que se integran a la e[ad].

Con una tradición de más 40 años en la historia universitaria, nuestra Escuela se encarga de estas festividades en un ámbito interno dedicándose de lleno a los oficios de la Arquitectura y el Diseño, ocupándose de las faenas de confección de trajes y máscaras, instrumentos, torneo y la construcción del carro alegórico.

Este año la temática de la celebración fue “Encuentro de un mar”, la que guió el quehacer total de la semana. Ilustrada en los textos “El tiempo en la costa” del poeta y arquitecto de nuestra Escuela, Ignacio Balcells, y “Trece cachalotes o la dimensión poética de un país” del diseñador y escultor de la e[ad], José Balcells, la semana terminó con un pasacalles por los cerros de Valparaíso inspirado en ambas obras.

Entre las actividades de bienvenida a los nuevos integrantes de las carreras de Arquitectura y Diseño, se desarrollaron el apadrinamiento, la proyección del documental sobre Ciudad Abierta “Expresión de un mar”, el tradicional Torneo deportivo en la playa y almuerzos comunes.

De igual manera, durante toda la semana las actividades se concentraron en la confección de máscaras, instrumentos y el carro alegórico, una reproducción de una ballena azul. La estructura de 25 metros de largo aproximadamente, fue construida por los mismos alumnos de la Escuela, quienes fueron los encargados de transportarla durante todo su recorrido por las calles de la Ciudad Puerto.

Pasacalles y el encuentro con la comunidad

Dentro de las celebraciones de la semana universitaria, la más importante es sin dudas el pasacalles por la ciudad. Este año el recorrido inició en el sector de Plaza Waddington de Playa Ancha, donde se terminó de ensamblar la ballena y se conformó la corte de acompañantes del carro.

Trasladada por casi 50 personas, la ballena recorrió las calles de Valparaíso realizando distintas paradas en la Plaza Aduana, Plaza Sotomayor y Plaza Echaurren, finalizando el recorrido con un ágape en la terraza del Mercado Puerto.

Si bien el pasacalles ya es una tradición histórica en la e[ad], su sentido de apertura con la comunidad es uno de los elementos esenciales de esta fiesta. Durante todo el recorrido la ciudadanía se acerca a la corte y a los bailarines, recibiendo regalos y sumándose a la fiesta, en un tiempo de celebración y vínculo entre los oficios y las personas de la ciudad, revelando el carácter público de la Arquitectura y el Diseño de nuestra Escuela.