Este semana, la Escuela de Arquitectura y Diseño de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso recibió al mago profesional Gabriel Gascón, quien presentó la charla El Regalo. Importancia y trascendencia en la vida del espectador, donde relató su carrera y trayectoria en el mundo de la magia y sus diversas experiencias con el espectador.

Gascón, quien también es alumno de Diseño de la e[ad] y fabricante de artículos de magia, lleva más de 10 años desarrollando diferentes rutinas en torno al mundo de la magia y estudiándola a un nivel teórico. Es en este contexto donde escribió el libro El Regalo, sobre el cual trató parte de su charla.

Luego de iniciar con una dinámica con el público, donde Gascón entregó un regalo a un participante, el mago inició su relato sobre la importancia que tiene el regalo en el acto de magia y cómo éste tiene un significado no solamente dentro la sociedad, sino que también durante el ritual mágico.

La charla tuvo diversas dinámicas que incluyeron al público.

Para que el regalo pueda tener una implicancia dentro del espectador, en primer lugar, de acuerdo a Gascón, debe contener tres componentes: un objeto, el factor sorpresa y el gesto de entrega del regalo.

Con el acto mágico se genera un proceso o momento comunicativo de quien da y quien recibe este regalo, siendo la retribución mayor para quien entrega este regalo, ya que es un gesto desinteresado con una significación afectiva y emocional para quien es el receptor. Por ello, los magos entienden el regalo como un objeto mágico en sí mismo.

Asimismo, la magia en torno al regalo también debería ser considerada un arte, ya que se compone de un secreto y una actuación, una puesta en escena que posee un efecto visual y que traspasa este propio acto para generar una trascendencia en la vida del espectador. La magia o la aparición de un objeto debe tener un sentido, el cual se da en un marco ficcional donde el mago se instaura como un creador de vida o generador de apariciones dentro de la cotidianidad.

El regalo entrega una confirmación del acto mágico.

Si antes la magia era asociada a la brujería o hechicería, hoy se convierte en un ritual mágico por el cual un objeto cotidiano es cargado de una significancia. Este ritual se conforma por la existencia de un objeto, el cual pasa a través de un ente transformador – representado por el mago – y que finaliza en la entrega o regalo de un objeto convertido en un talismán cargado de magia.

Desde los oficios, Gascón entiende que la magia puede vincularse al Diseño en vista de una perspectiva en que a partir de un acto u objeto mínimo surge lo máximo, una experiencia; una creación en torno al Diseño.

El acto mágico sólo ocurre en la mente del espectador.

Finalmente, el estudiante de Diseño explicó a los asistentes cómo se generaban algunos de los efectos mágicos a través del forzaje del espectador, del uso de objetos trucados y del empleo de situaciones distractoras. Todos estos elementos constituyen un momento de magia que ocurre sólo dentro de la mente del espectador, quien observa y recuerda sus propias percepciones, las que siempre están ligadas a su sensación y emoción y que se confirman con la entrega de un regalo físico.