Cada año, el primer sábado del mes de octubre, la Escuela de Arquitectura y Diseño PUCV lleva a cabo una tradicional celebración en torno al patrono de la Escuela, San Francisco de Asís. Este momento de encuentro y fiesta junto a profesores, alumnos, ex alumnos y cercanos a la comunidad de la e[ad] ve su desarrollo y ejecución gracias a un trabajo colectivo realizado por diferentes talleres de las carreras de Arquitectura y Diseño.

 

Con la celebración dividida en distintos momentos (Acto poético, Torneo, danza y ágape), son los estudiantes junto a sus profesores quienes toman la responsabilidad de llevar a cabo un encargo y una muestra final que componga los diferentes tiempos que determinarán el encuentro.

Este año, al igual que en celebraciones anteriores, los tiempos de la fiesta fueron el resultado de semanas de trabajo y ejecución de los diferentes talleres a cargo de cada hito durante el Día de San Francisco.

A la llegada a la Ciudad Abierta, el Taller Ciudad Legible, a cargo de la profesora de Diseño Michèle Wilkomirsky junto a sus alumnos guiaban el camino y el trayecto a recorrer para la reunión de los asistentes en el Anfiteatro, espacio donde tendría lugar el Acto poético.

Heraldos, Taller Ciudad Legible. San Francisco, 2018.

A través de la observación de los lenguajes gráficos del paisaje urbano y el estudio de la comunicación visual, este taller conformó las guías y señaléticas que dirigían los espacios a transitar. A través de marcas, indicaciones y junto a los heraldos, todos los participantes distinguían el camino hacia cada momento del Día.

Reunidos en el Anfiteatro, los poetas hicieron lectura de los textos que iniciaban la jornada. A continuación, cada uno de los asistentes debía tomar un objeto ubicado previamente en el suelo, los cuales dictaban la continuación del Acto poético y establecían un vínculo entre parejas.

Los objetos estaban constituidos por mitades de estructuras con diferentes formas que debían ser encontradas y emparejadas. Este momento fue dispuesto al Taller de Fundamento y Forma de la carrera de Arquitectura (a cargo de los profesores Patricio Cáraves, Úrsula Exss, Mauro Colombo, Javier Huenchullán, Macarena Molina y Nico Zaccarelli).

Hermano cubo, regalo Taller de Fundamento y Forma. San Francisco, 2018.

El encargo consistió en la elaboración del “hermano cubo”, regalo realizado en moldajes de aislapol y tallados por los mismos alumnos. El objeto consistió en 12 familias de moldes que luego del proceso de vaciado y secado del yeso, fueron presentados en el Día de San Francisco. Durante el Acto poético, los asistentes debieron encontrar aquella mitad que calzaba con la suya, formando las parejas que se constituyeron en el Torneo.

Continuando el camino dirigido por los heraldos del Taller Ciudad Legible el grupo llegó hasta el sector del Palacio del Alba y el Ocaso para participar del Torneo, juego denominado Esferas del viento, organizado la diseñadora Valentina Muñoz, el profesor de Arquitectura Bruno Marambio y el profesor de Cultura del Cuerpo David Martínez. De la ejecución del Torneo también participó el Taller de Arquitectura, Habitabilidad e Infraestructura Urbana, a cargo de los profesores David Luza y Diego Miranda.

El fundamento del Torneo, en general, se mueve en torno al no saber y la reacción intuitiva de los participantes ante la propuesta del juego, presentándose siempre variaciones a la disposición inicial.

Durante el juego de este Día de San Francisco se consideró el factor del viento como un elemento presente en su desarrollo, donde éste podía interferir o funcionar a favor del juego, el que consistió en unas estructuras en forma de cestas que debían recibir las esferas que eran lanzadas por las parejas y equipos en forma de catapultas con unos trozos de tela.

Torneo, Taller Habitabilidad e Infraestructura Urbana. San Francisco, 2018.

Cada una de las esferas contenía la palabra poética definida por la pareja establecida durante el Acto poético, donde el acto lúdico construyó un poema y transformó la competitividad del juego en una construcción común hecha por todos.

Elementos más profundos como los colores de cada equipo, buscaban reconocer y celebrar las entidades naturales presentes en Ciudad Abierta, tal como lo hacía San Francisco. De esta manera, el color azul representaba al mar, mientras que el amarillo y naranjo aludía a los dedales de oro, flores silvestres que abundan en los terrenos.

Continuando la celebración, es tradición una presentación artística encargada a la danza. Como en años anteriores, ésta se llevó a cabo en el Teatro de la Consagración, espacio estudiado y trabajado por el Taller de Arquitectura Programas y Formas complejas en la Edificación, a cargo de los profesores Andrés Garcés y Bruno Marambio.

Presentación de danza, Taller Programas y Formas complejas en la Edificación. San Francisco, 2018.

Desde el inicio del semestre, los alumnos del taller debieron estudiar y realizar propuestas para esta obra, centrándose en el levantamiento de cerchas y pilares que debieron ejecutar para el Día de San Francisco.

Terminada la presentación de danza, se inicia el cierre de las celebraciones con el camino hacia el Ágora de los Huéspedes, lugar donde se desarrolla el ágape y que se introducía a los asistentes tras una instalación de farolas ejecutadas por el Taller Luz y Color, a cargo de los profesores de Diseño Herbert Spencer y Donny Ahumada.

Farolas, Taller Luz y Color. San Francisco, 2018.

Las estructuras, conformadas por una estructura de soporte, un sistema de hélice, una propuesta de color y un sistema luminoso, creaba un conjunto lumínico que con el calor producido por las velas ubicadas en su interior hacía girar una parte de la estructura, creando un dispositivo de luz y color.

Finalmente, el ágape, momento de cierre de la celebración y encuentro final de los asistentes, estuvo a cargo del Taller de la Diversión del Hábito, de Diseño, dirigido por los profesores Ricardo Lang y Eloísa Pizzagalli.

Ágape, Taller de la Diversión del Hábito. San Francisco, 2018.
Ágape, Taller de la Diversión del Hábito. San Francisco, 2018.

El brindis del Día de San Francisco se constituyó por tres espacios circulares, cada cual con su fuego, dispersos a lo largo del Ágora. Los círculos, conformados por 5 estructuras de paneles metálicos, contenían coloridos con tramas tricolor por su interior. En su exterior, se dispuso un leve entramado de elementos suspendidos para recibir el ágape. Una crema de zapallo acompañada de pan con queso y vino fue el cierre del Acto de este año.

Para conocer más sobre las nuevas mallas curriculares de nuestras carreras, los invitamos a visitar nuestras secciones de Arquitectura y Diseño.