Durante la mañana del miércoles 5 de agosto se llevó a cabo el desayuno de premiación de los Concursos de Innovación y Emprendimiento 2014, iniciativa de la Vicerrectoría de Investigación y Estudios Avanzados. Este año fueron seleccionados 57 proyectos, dos de ellos de la Escuela de Arquitectura y Diseño PUCV.

En esta jornada, el rector de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Claudio Elórtegui Raffo, entregó un diploma a los representantes de cada proyecto, junto con el convenio que contiene las indicaciones del uso del financiamiento otorgado.

En la categoría de Tesis innovadoras de alumnos de pregrado, se premió a las alumnas de Diseño Industrial, Carolina Espinoza y Karina Pinto, quienes con la ayuda de su profesor guía, Juan Carlos Jeldes Pontio, presentaron el proyecto Método educacional en base a material lúdico-didáctico de conceptos geométricos espaciales

Las alumnas identificaron una problemática en el sistema escolar: la jerarquización de las materias desplaza aquellas de desarrollo individual que trabajan con la creatividad de los niños. A partir de una investigación teórica y de las observaciones de los casos de estudio se concibe como principio que «los niños nacen con la capacidad de crear, son creativos, observadores y curiosos, y es en el juego donde construyen su realidad».

Así, la propuesta consiste en un objeto que a la vez es un habitáculo, y que presenta al niño estructuras geométricas deformables que puede manipular y, así, modificar. Estas estructuras se presentan al niño como límites virtuales para el juego, y el tamaño del objeto le permite entrar y observar la geometría desde el interior de éste.

Para realizar su proyecto, las alumnas han utilizado la impresora 3D Makerbot, con la finalidad de que el objeto pueda ser replicado cuando esté terminado.Karina Pinto y Carolina Espinoza 3D Makerbot

También fue reconocido, en esta ocasión, el Encargado Mayor del Archivo Histórico José Vial Armstrong, Adolfo Espinoza, quien desarrolló y presentó su proyecto Máquina digitalizadora de grandes formatos

La idea nace a partir de una necesidad concreta que surge en el quehacer diario, en relación a la conservación de la colección de planos y láminas de gran tamaño que posee el Archivo. Para poder favorecer la conservación de dichos documentos, que se deterioran rápidamente con la manipulación, Adolfo Espinoza propone la creación de un sistema de digitalización.

Se trata de una máquina compuesta por dos partes: una mesa retroiluminada, que posee 900 ampolletas LED y una cubierta de acrílico, que actúa como bandeja difusora de la luz; y un brazo fotográfico transportable, en el que se puede montar cualquier cámara, y que permite controlar la distancia de captura.Adolfo Espinoza, encargado del Archivo Histórico José Vial Armstrong, junto a la mesa retroiluminadaAdolfo Espinoza junto al rector de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Claudio Elórtegui Raffo