El incendio que arrasó con gran parte de los cerros de Valparaíso el pasado 12 de abril es tan solo una de las catástrofes que afectan al territorio de nuestro país. Chile está ubicado en una zona de alto riesgo, y los fenómenos naturales terminan transformándose en situaciones de emergencia para las ciudades y sus habitantes.

A tres meses del incendio, la Escuela de Arquitectura y Diseño de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso invitó a distintos expertos en materias de urbanismo y reconstrucción a reflexionar y debatir en torno a «La ciudad, sus catástrofes y resiliencias«, título del coloquio que se llevó a cabo el viernes 18 de julio. 

El encuentro, que se realizó en el Salón de Honor de la Casa Central de la PUCV, contó con la participación de Sergio Baeriswyl, arquitecto, ex alumno e[ad] y Premio Nacional de Urbanismo 2014; Pablo Allard, Decano de la Facultad de Arquitectura y Arte de la Universidad del Desarrollo, y coordinador de Reconstrucción del MINVU el año 2010; Daniel Sepúlveda, doctor en Urbanísitica de la Universidad de Bauhaus, y director de Foco Consultores; y Mauricio Puentes, doctor arquitecto y académico de la Escuela de Arquitectura y Diseño PUCV. Además, estuvieron presentes Pablo Contrucci, jefe de la División de Desarrollo Urbano del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, y Roberto Moris, académico de Arquitectura de la PUC y del IEUT UC, quien participó en la discusión.

Cada uno de los invitados realizó una exposición respecto a su experiencia y participación en procesos de reconstrucción, abordando no sólo el caso de Valparaíso, sino también de la erupción del Volcán Chaitén (2008) y del tsunami en la región del Biobío (2010). Posterior a las presentaciones, todos los expositores se reunieron para un tiempo de preguntas y debate, en el que se discutió acerca de la institucionalidad y los problemas en planificación en situaciones complejas, en que influyen factores sociales y políticos.

Daniel Sepúlveda señaló que «no hemos sido capaces, como país, de generar los mecanismos para tiempos de crisis». Por su parte, Sergio Baeriswyl expresó que «para responder oportunamente a los problemas nacionales de urbanismo se requiere un modelo descentralizado». Al respecto, Pablo Allard respondió que «lo importante en casos de crisis es la coordinación macro, donde lo central se articula en base a las necesidades regionales».

Respecto a la iniciativa de la Escuela de Arquitectura y Diseño de organizar este encuentro, el decano de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la PUCV, Dr. David Luza, comentó que «las universidades son las llamadas a que los temas no cesen, que permanezcan; creemos que un coloquio, ya pasadas semanas de lo ocurrido, permite una reflexión sobre los primeros momentos». Además, señaló que gracias a la mirada integral que posee la Escuela, ésta puede influir positivamente en el proceso de reconstrucción que está viviendo la ciudad de Valparaíso: «Hemos tenido una experiencia constructiva, a lo largo de las travesías, en la misma Ciudad Abierta, y con proyectos, evidentemente. Creemos estar bien preparados, y tenemos un buen escenario, a partir de las carreras que tenemos, para ser un aporte».