Eucaristía, torneo, poema escénico y ágape fueron los momentos de la fiesta en el Día de San Francisco de Asís desarrollada en Ciudad Abierta de Ritoque. Y, la memoria, el lugar, la palabra y la hermandad, fueron los nombres para referirse a ella, como señalara el poeta Manuel Sanfuentes quien dio inició a la celebración proclamando el «Poema  de una tarde entera”.

 

Distintos talleres con sus profesores y estudiantes hicieron posible que la comunidad e[ad] disfrutara del día de su patrono. El torneo a cargo del Taller de 5° Año de arquitectura, el ágape a cargo del Taller de 3° Año de Diseño Industrial y la puesta en escena del Poema Trípoli por estudiantes de 2° y 3° año de Arquitectura y músicos de las diferentes carreras.

El Torneo

Luego de la celebración de la Eucaristía presidida por el sacerdote Gonzalo Bravo, párroco de la Iglesia La Matriz, se dio paso al acto poético en que Carlos Covarrubias recitó el Cantico de las Criaturas de Francisco de Asís en la Plaza de las Torres de Agua. En el suelo se visualizaban “discos” de colores que dispuestos en líneas dibujaban formas curvas.

 

Más tarde, una multitud de estudiantes atravesó las dunas de Ciudad Abierta de Ritoque detrás de esferas gigantes y lanzado discos por el aire. Era el Torneo, juego diseñado con elementos voladores –llamados hálitos- y esferas de 3,80 mts de diámetro que tenían una serie de aberturas. Los participantes divididos en tres grupos – blanco, amarillo y rojo – atravesaron las dunas lanzado estos hálitos y penetrando las esferas.

El ganador fue quien logró insertar la mayor cantidad de estos elementos que previamente tenían inscrito palabras del poema proclamado al inicio. Estas palabras – hálitos conformaron un nuevo texto poético colectivo.

 

Oscar Andrade, arquitecto y profesor ayudante del Taller de 5° Año de Arquitectura, explicó que el torneo es una forma de encontrarse con la extensión y los límites de la extensión a través del juego y que tiene sus orígenes en la fundación de Ciudad Abierta. “Es una instancia para el taller que lo trabajó en el que puedan converger dos modos de ser, el hacer y el jugar. Un buen modo de aprender estructuras y materiales y reconocer la extensión”, señaló.

El Poema Escénico Trípoli

El Palacio del Alba y del Ocaso fue el lugar de la representación del poema escénico Trípoli. Cinco son los momentos sonoros de este poema que fue interpretado por estudiantes de arquitectura y músicos de las distintas carreras. Siddharta Corvalán, reconocido actor y profesor de teatro, fue quien estuvo a cargo de la dramaturgia y Andrés Garcés, arquitecto y docente e{ad] quien hizo posible el espacio escénico.

 

Junto a Manuel Sanfuentes, Andrés Garcés comenzó a trabajar en estos poemas escénicos que en un primer momento se llamaron sintópicos “ya que los lugares se iban construyendo a medida que la palabra se decía».

La realización de los poemas escénicos tienen su origen en los recitales poéticos inaugurados por Godofreo Iommi en Ciudad Abierta, se trataba de la “poesía dicha” que era llevada a escena por actores, señaló Garcés.

El Ágape

La olla comunitaria, diseñada específicamente para reunir a los invitados en la fiesta de San Francisco en el acto del comer y beber, se dispuso en el Ágora del Fuego. El armado de la espacialidad y el modo de comer fue ideado y diseñado por los estudiantes del Taller de 3° Año de Diseño Industrial y los profesores responsables Ricardo Lang y Daniela Salgado.

 

El diseño del objeto que finalmente permitió este ágape fue de autoría colectiva del Taller, según especificaron los propios estudiantes. Francisco Sáenz, estudiante, dijo que a partir de proposiciones individuales desarrolladas en el taller se eligió el diseño más indicado para la ocasión y que, grupalmente, se obtuvo este soporte que reunió las condiciones que se necesitaban para el acto.

 

En esta oportunidad, en un solo elemento y en papel plegado, se logró un objeto con una base para sostener un plato, un vaso y una cuchara al mismo tiempo. Por su parte, el estudiante Gabriel Olmos, acentuó las características ligeras, leves y mínimas como aquellas propicias para esta ocasión.
Finalmente, Daniela Salgado, se refirió al trabajo desarrollado en el Laboratorio de Modelación Digital Asistida e[ad] donde los estudiantes construyeron las matrices que facilitarían la faena de producción en serie implicada para el buen desarrollo de este acto.