Probado en el estero y laguna del Humedal de Mantagua ,“Acquascopio” es un dispositivo que captura imágenes en la superficie del agua y dirigido a control remoto que fue creado y diseñado por María Paz Cárcamo. La inventora recibió recientemente el grado de licenciada en Diseño de Objetos por la e[ad] PUCV luego de la aprobación del Taller de Titulo III a cargo del diseñador y académico e[ad] Juan Carlos Jeldes.

Acquascopio nace a partir del deseo de su inventora de integrar la naturaleza con lo tecnológico. Ver en el agua fue la idea central del proyecto de Cárcamo. “Me resultaba entretenido inventar un dispositivo que estuviese en el agua y la pregunta que me formulé fue: si yo fuese un insecto acuático ¿cómo vería las cosas?”, explicó la diseñadora.

El objetivo de la diseñadora radicó en idear un objeto que permitiese “el reencuentro del observador con los humedales”. En palabras de la propia inventora Acquascopio es “una herramienta para la contemplación desde un punto de vista interiorizado en los humedales, que puede entregarnos un sentido de pertenencia con el lugar y así formar una cercanía casi de forma afectiva con el lugar, exponiendo visualmente la vida que no alcanzamos a percibir”.

Acquascopio es “ojo observador” que otorga la facultad de aventurarse “en la posibilidad de poder ver, de lograr percibir la forma en que se mueven , la forma en que están, la forma en que son ellos, las aves – el movimiento. Cómo el animal es el que da vida al lugar, de la manera más exclamativa”, según escribe Cárcamo.

 

Esta suerte de insecto robotizado que captura las imágenes en un tiempo previamente programado fue motivo de aplicación de los conocimientos de electrónica y mecánica que la diseñadora adquirió en su proyecto de Titulo I.

Para María Paz los aprendizajes alcanzados entonces fueron decidores a la hora de elegir el proyecto de para el Taller de Titulo III que le otorgaría el grado de licenciada en Diseño de Objetos. Fue a partir del desarrollo interdisciplinario del proyecto Alicanto en marcado en el “Atacama Solar Challenge” donde María Paz descubre lo que ella llama “la posibilidad electrónica”.

Este dispositivo también implicó un trabajo de diseño multidisciplinario, es por esto que los ingenieros Juan José Peters, Juan Pablo Mundaca y Gonzalo Alexis Espinoza se integran al equipo para el desarrollo de las placas de programación de capturador y motores propulsión.