mayo 17, 2007

La Figura Ritual de la Ciudad

Categorías:

Cuadernillo de Croquis

Procesión religiosa en semana santa, Madrid 1998

Al llegar a Madrid una primera imagen, la figura ritual de la ciudad, todas las calles son atravesadas por alguna procesión religiosa, es semana santa. Así comienzo a recorrer esta ciudad, dibujando entre penitentes, una ciudad atravesada por un acto, simultáneamente en distintas calles se sabe de una procesión, es este orden, el de un gran desfile, que cambia el pulso del acontecer. La velocidad de la rueda da paso al pie, y no a cualquier paso, a uno cadencioso, lento, que se detiene y vuelve a comenzar. Se esta en un tráfago, pero que propone su propio pulso, el de la cadencia. Así comienzo a recorrer la larga procesión, entre penitentes, beatas y turistas, cada uno en una posición distinta, pero no se trata de una posición espacial, es algo anterior. El turista, que podría ser yo, queda distante del sentido de la procesión, solo queda ante, él ve, o yo veo, solo la expresión de la procesión, mientras que la beata sobrecogida, alcanza a leer la profunda resonancia del acto de la procesión. Aquí hay una dimensión que me cuesta atrapar, es que la ciudad toda se vuelca a la calle, no solo a ver, se vuelca a desentrañar aquello que les es absolutamente personal. Se está rodeado de multitudes, y sin embargo, aquel que es de la ciudad está en absoluta soledad ante el paso del altísimo. Una ciudad sostenida en un rito. Esto tiene algo de la ciudad abierta, no sé qué es… Cuando alguien nos visita en la ciudad abierta, queda siempre desde fuera, por más conocimiento que tenga, por más connotado arquitecto del que se trate, queda desde fuera. Es que la ciudad abierta está construida desde este ritual, ella se construye desde un cierto conocimiento, pero lleno de experiencia, se requiere saber a través del vivir para entenderla, Madrid en semana santa es del mismo modo, el rito viene a ser este conocer, que se construye solo por el hecho de permanecer en una cierta interioridad, un rito es esta interioridad, él se repite incesantemente para darse a conocer.

Se trata entonces de indagar en el acto que cada ciudad construye, seguramente todas proponen su propio ritual, su dejo de inatrapable. Seguramente habrá que saber más del rito que cada ciudad construye, pero, ¿quien lo puede desentrañar estando solo unos días de visita? De este modo parto observando la procesión que a continuación se muestra, desde esta pregunta por el rito, como una esencia originaria de todo acto humano.

De las anotaciones en los dibujos

La ciudad dibuja sus puntos notables, la concentración de personas anuncia el inicio, así plaza y personas son seña de partida.

Un comienzo al modo de un desfile militar, sobre el horizonte de cabezas los penachos de los jinetes reconstruye el perfil del cielo. Entre penacho y penacho se cuida la distancia.

Un horizonte de paraguas, uno se queda solo ante lo más próximo, un muro negro que vela la distancia.

Dos situaciones, una la de la mujer orando, ella entiende el sentido de la procesión, en cuanto no lee solo la expresión de esta. La otra situación, el cristo cubierto de polietileno, no se juega en la expresión, lo que importa es que el Cristo pase, este es el sentido de la procesión, que él recorra. Por esto la mujer espera, la procesión hace que el Cristo salga a recorre la ciudad, la gente espera, este pasa y la gente se retira.

Los que llevan el Cristo van doblemente constreñidos, aquí expresión y estructura coinciden , se esta ante la figura de la devoción, que es en el constreñimiento de toda expresión.

De otro modo, el altar es todo lo contrario de tal constreñimiento, este prolifera en forma, deslumbra en sus dardos.

Desde la proximidad, la figura de los sin rostros, se cuidan de la expresión, ocultan toda aparición de algún rasgo.

El murmullo de las cadenas hace más visible la expresión, aquí ella se resalta en cada persona que la compone.

Llegada a la plaza mayor. Donde se comienza se termina, así a transcurrido una tarde, en función de un ritual.

El material original que conforma este cuadernillo corresponde a dibujos realizados en papel hilado 9, de formato 110 por 75 centimetros,dibujados con lápiz acuarelable y tinta china. Los originales fueron digitalizados con escáner Agfa SnapScan 1200 con definición de 72 dpi. en color RGB al 50% del tamaño original. Las imágenes fueron depuradas en programa FotoSnap Agfa, reducidas a un 50% del tamaño original y guardadas en extensión Bmp.Edición digital en programa CorelDraw!. Impreso en papel blanco brillante para inyección de tinta. Noviembre de 1998.

Noticias relacionadas