septiembre 25, 2005

Examen Taller de Título III_Con§tel

Categorías:
El diseño gráfico está hoy día ante una problemática definitivamente ética; me explico con algunas trivialidades:

Con estas nuevas situaciones quisiera adentrarlos en la cuestión de qué significa y qué implicancias ha de tener la lectura y manejo de contenidos textuales en los ambientes digitales de la era de la información; se trata también de la era del conocimiento, y nuestra preocupación por el estudio nos obliga a abordar, como diseñadores y hombres de palabra, la hyperrealidad de internet y sus ingerencias en la educación, y en el valor mismo que la palabra tiene hoy día.

Desde que el ser humano plasmó por primera vez en una tablilla un signo; es decir, escribió, comienza la historia de lo que podríamos llamar el homo typographicus y al mismo tiempo la idea de los medios, de la mediación.

El quid de este taller está en este punto y manifiesta su quehacer en el diseño de una “red abierta de conocimiento académico” que utiliza la web para operar; por eso red, constelación: con§tel.

Red sí, pero no enciclopédica, puesto que indagamos en la lexia de un pueblo -no en una totalidad inmanejable- ellas son las folksonomías… se trata de un canon textual de un ámbito particular que plantea un pensamiento; en este caso: Amereida y sus textos fundamentales.

De nuevo la cuestión ética y de integridad; este universo textual ha de ser leído al conjunto de sus anotaciones, marcaciones y titulaciones, de manera que esta tectura acompañada, pueda traslucir lo “entre líneas” de los textos, lo que subyace, lo desconocido.

La estructura de con§tel reconoce las siguientes unidades: TF: textos fundamentales, §: secciones (marcas a los textos), [n] anotaciones, y finalmente (quizá lo más importante en cuanto problemática de graficación y como moduladores de lo que será el mapa visualizador del gran entramado, son las titulaciones que nombramos [a] ( o asas de los textos). Aquí unas primeras 100 [a]es:

origen luz aventura don escuela travesía cruz del sur ancla épica europa heredad hallazgo tradición américa amereida regalo mar pacífico océano eneas piedad latina orientación saludo vasto propio norte transparencia levedad arena alcoba volver a no saber hospitalidad ágora hacer mundo pueblo de palomas estorninos ciudad abierta ha lugar saber moderno desconocido utópico poético poesía voz blanca blanco palabra nombre a flor de labios en acto entre formas en libertad pausa o lapso consentimiento oficio observación arquitectura plástica espacio escultórico gesto vacío signo ante y dentro umbral habitar trazado línea mano alzada lenguaje logos ser sentido orden armonía belleza medida dibujo imagen diseño mesa gráfico industrial lápiz demora pulso texto letra ritmo metáfora sintaxis música de las matemáticas unidad discreta santidad de la obra.

A continuación hago de lector, transmisor, medio, portador:

 

Subject: Texto de Examen de Titulación 3
From: Herbert Spencer G.

 

Con§tel

Permítanme participar -ya sea remotamente- y contarles de las personas, de los quehaceres, ocupaciones y preguntas que este proyecto deja abiertas:

Primero, a propósito de la palabra y de su fijación:

El texto, en cuanto unidad discursiva, ha cesado de tener un valor unívoco. El argumento textual se abre en los caminos de las múltiples lecturas que se han hecho sobre él. El lector ahora es dialogante y, a veces, coautor. De ahora en adelante, el texto ya no estará más fijo y su aparición impresa valdrá como evidencia de un estado transitorio y permanecerá esencialmente como obra abierta.
(Preguntarle de esto a Macedonio Fernández.)

Segundo, a propósito del acto de lectura y de anotación en el soporte electrónico:

Es nuestra medida de diálogo o interacción entre lector y texto. (Como los monjes medievales: el copista, el enmendador y el iluminador).
En primera instancia se trata de nuestra capacidad de distinguir; en el texto son los pasajes o fragmentos con sentido. Luego se apela a nuestra capacidad de nombrar que es la entrada para recrear el mundo y, por último tenemos nuestra capacidad de construir sobre aquello, de avanzar sobre lo conquistado, de mantener el paso ganado.
(Preguntarle de esto a Rimbaud.)

Tercero, la relación privado-público en Internet:

Internet se ha instaurado como un meta-medio, reunificación de los antiguos dispersos por la historia. Ha adquirido hoy día el carácter de central, totalizante y ubicuo. (Es la primera y última referencia de todo.) La anotación privada que se vuelve pública incide y repercute en el concierto global, la figura total. La posible visualización del morfismo resultante vendría a ser la formalización de un pueblo, en este caso, pueblo de estorninos.
(Preguntarle por esto a Godo.)
Daniela Abad se ha hecho cargo de la complejidad de traducir desde los valores cifrados en las palabras de la red hacia los valores legibles y explícitos de una cartografía de ubicación. Se ha encargado de conformar la “silueta reconocible” -o máxima lejanía- de la configuración del léxico que construye pueblo. Ha debido transitar por la vía creativa, desde el quantum numérico del sistema hacia el algoritmo modelador que nos presente una cartografía expresiva.
Estas faenas, ella las ha abordado con fineza y madurez gráfica; ha sabido sostener un estudio desde sus propios argumentos y a podido extender este diálogo hacia otros.

Rodrigo Vera ha debido comprender la orgánica del diálogo entre lector y sistema informático, se ha hecho cargo del diseño de la “sensible transacción” del lector que se vuelve autor, es decir, de la continuidad como secuencia que va en el tránsito desde estudio hacia la publicación. Él, además, como figura conciliadora de las interacciones, ha asumido casi naturalmente el rol de editor de las distintas instancias de publicación Web que ha tenido este proyecto, así como ha debido funcionar como el nexo entre el oficio del diseño y el oficio de la informática.

Julio Tapia ha debido sintetizar la complejidad de este sistema hacia el lenguaje de la interfaz gráfica de pantalla; se ha hecho cargo de coronar esta estructura con un lenguaje que pueda volverla legible y usable. Junto con proponer un diseño visualmente ajustado, ha debido someter la plástica visual al rigor del código de las cascadas de estilo (CSS y Javascript) como moneda de cambio para obedecer a los estándares de la Web Semántica. Ha debido también evolucionar sus proposiciones en la medida en que los requerimientos se fueron ajustando lo que se ha manifestado como real capacidad de escuchar y avanzar.

Todos ellos han conquistado una cima en un camino que ha tomado 7 prólogos hospitalarios, 28 textos fundamentales, 728 secciones marcadas, 100 palabras para el pueblo de estorninos, 1 sitio Web para anclar el estudio, 1 Blog para dialogar con los otros, 3 índices para delinear el itinerario, 3 exposiciones para dar cuenta, 93 validaciones de HTML y CSS para saberse en los estándares, 27 reuniones con ingenieros, filósofos y matemáticos para oir a otros, 57 citas de libros y sitios web para estar informados de la actualidad del mundo y tres carpetas que todavía faltan. Todos ellos egresan con nota siete.

Herbert Spencer, jueves, septiembre 22, 2005