pg. 0

Travesía Iruya
noviembre 2004

Escuela de Arquitectura y Diseño
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

pg. 1

«nosotros amamos en primer término al árbol que se basta a sí mismo para retener como luz y contra luz en cada hoja un cielo»
Amereida

Dedicación:
Dedicamos este Album a todo el Pueblo de Iruya, por su hospitalidad y su modo de recibir abiertamente.

Nuestra gratitud se ha vuelto una serie de dibujos de lo que aquí hemos visto y retenido en nuestras pupilas como una manera de recoger una realidad que para nosotros se vuelve constituyente de un ser americano que reconoce con propiedad su suelo como un regalo… semejante a estas páginas que dejamos en vuestras manos.

pg. 3

San Francisco de Iruya

Gigante entre altos
de piedras hermanas

Abraza en la tierra el saludo
y recibe por vida y por todo
por bien a su pachamama

Que un desprendimiento constante
concilie el suelo y el cielo
en su nombre

pg. 4

§ 1
La Amereida:
◊ ancla ◊ espera en vigía o centinela ◊ abrupta quebrada en los cortes ◊◊ vuelo que ondea en la brisa ◊ un pájaro en sí por la cúspide ◊ extiende aéreas lejanas ◊ y no percibe el rumor del follaje ◊◊ las montañas ◊ sus ríos por piedras ◊ derraman ◊ transparentes permanencias ◊ sutil como no ◊ violento acantilado ◊ que tumba ◊◊ vigila la altura ◊ protege su voz ◊ de un lenguaje que abre ◊ por cielo ◊ su luz ◊ contra luz ◊ por tenencia ◊

pg. 5

§ 2
El Arbol:
◊ fue por viento ◊ que las cosas moví ◊ solitaria ◊ inmóvil ◊ sino el que más ◊◊ curvan sus ramas ◊ sobresalientes las raíces ◊ su belleza confunde ◊ su espesor invade ◊ sostiene ◊◊ aglutina el follaje ◊ no cuenta ◊

pg. 6

§ 3
El Iruya:
◊ la usca parusa ◊ culur de parlana ◊ castilla o mundo ◊ aragüi ◊ mamalaisi ◊ wakawaska ◊◊ cantar pastoril ◊◊ una llama quisiera ◊ que de oro tuviera ◊ el pelo brillante ◊ cual sol ◊

pg. 7

§ 4
El Arbol:
◊ oculta el lugar invisible ◊ equivoca la lid de la umbra ◊◊ el alto de cúmulo ◊ ingrávido ◊ distingue senderos ◊ sí mismos ◊ mi árbol ◊◊ especta en la historia ◊ y pasea ◊◊ intención escultora de hombre y natura ◊ en forma de qué ◊

pg. 8

§ 5
El Iruya:
◊ molle molle ◊ saúco saúco ◊◊ ruma y cama ◊ amanece la tierra ◊ y se cubre de luces ◊◊ tórtola tórtola ◊ caimana ◊ cuya cox ◊ m ◊ tata ◊◊ agreste paloma ◊ golondrina aligera ◊

pg. 9

§ 6
La Amereida:
◊ origen ◊ alcance la alabanza ◊ y el círculo de espinas ◊◊ a nosotros envueltos partidas ◊ o nombres que dictan tenerse ◊ interrumpe ◊ titula ◊ deshace sospecha ◊ frontera que nombra al llegar ◊ su raíz ◊◊ un tranco en pleno ◊ su par vocifera ◊ y acontece que sí ◊ interior que da piel ◊ cuando hay sol por delante ◊◊ en la altura el dominio ◊ una madre entre rocas ◊ traspasa y atiende ◊ la tierra que canta palpando ◊ entre venas ◊ un cuerpo ◊ que su tradición ◊ origina ◊

pg. 10

§ 7
El Arbol:
◊ urbano acercarse y cerrar interiores ◊ de al fin ◊ que a diario le veo ◊ ahora en sus hojas ◊ los ojos ◊ nacidos encuentran ◊◊ suave y tranquilo ◊ imponerse el impasse ◊ levantando condena a la sombra ◊ o lugar del inmerso ◊ de hojas reflejas ◊ arrojan y dejan ◊ múltiplos del sol ◊ sombras del cielo ◊

pg. 11

§ 8
El Iruya:
◊ tu eres el árbol y el fruto ◊ una otra oración horadada ◊◊ yuca ◊ mina ◊◊ tercero ◊ segundo ◊ y primero el espíritu ◊◊ cristiano sin mi ◊ diosa sin mi ◊ cató ◊ quien chista ◊ alochas ◊

pg. 12

§ 9
El Arbol:
◊ unidad revelada ◊ del bosque in mente ◊ distinto presenta ◊ la fronda y secano ◊ que frutos digiere ◊ real transformando a la luz ◊◊ sus hojas muchas ◊ pesantes por quiebres ◊ se mueven ◊ nos llenan ◊ murmullo en presente ◊ sonido sin copa ◊◊ alza raíz ◊ del levante ◊

pg. 13

§ 10
El Iruya:
◊ ojos de piedra ◊ el astrólogo ◊◊ montañas y el jefe ◊ las cortes guerreras ◊ de pie más ligero ◊◊◊ adentro el palacio ◊ interna ◊◊ ollantay ollantay ◊ mi estrella amada ◊ oscurece el sol ◊◊ payas payadas ◊ un brillo sin rival ◊ y sin rodeos ◊

pg. 14

§ 11
La Amereida:
◊ luz ◊◊ por umbral ◊ veleta omnipotente ◊ elevación quebradiza ◊◊ invisible el recuerdo ◊ la lengua que vuelve y expande ◊ la arista despierta ◊ y concibe las partes ◊ que aúna el paisaje ◊ con tal gratitud ◊◊ un camino trazado ◊ en vez que dé pasos la huella ◊◊ ¿qué anota el recuerdo lejano? ◊◊ atiborra la pausa ◊ o sí misma ◊ su sin atributos ◊◊ inmediato se allega y parte ◊◊ ¿quién aguarda la luz que se abre? ◊

pg. 15

§ 12
El Arbol:
◊ aristas de luz ◊ abrazan la estrella ◊ y alimentan con un elemento ◊◊ horizonte volteado en el vértigo ◊ da cuenta ◊ de aura y pregunta ◊ ¿quién es? ◊◊ vuelve a tierra ◊ y no muere ◊ vuelve semilla en el brote ◊ del fin ◊ plenamente ◊

pg. 16

§ 13
El Iruya:
◊ saber nadie puede ◊ lo que el lego guarda ◊ en su propio seno ◊◊ flor de habas ◊ la virgen ◊◊ llayacha ◊ llayacha ◊◊ semejante e la lluvia ◊ pluma en el aire ◊ quedó muy contenta ◊

pg. 17

§ 14
El Arbol:
◊ canaliza ◊ parte de ◊ determina ◊ y hacía universo ◊◊ noble de especie ◊ que habita ◊ mundo ◊◊ alimenta puro o muere ◊ revive ◊ cae y se levanta ◊ aporta ◊ presencia constante ◊ o fortaleza ◊ permanece ◊

pg. 18

§ 15
El Iruya:
◊ mi cuc ◊ usu ◊ tuc ◊ uyús ◊ utusí ◊◊ arawi ◊ o dicho poema ◊◊ figura la ñusca ◊

pg. 19

§ 16
La Amereida:
◊ Aventura ◊◊ dinámico puente ◊ de su incomprensión ◊ o proyección arrojada ◊◊ distinto despierta ◊ y revive aparece ◊ gracias que paren ◊ nacidas renuevan ◊ sonrisa en el árbol ◊ despierta el refugio ◊◊ vacío que envuelve en el canto ◊ reitera el presente ◊ le trae consigo ◊ y se oye el tenor del terreno ◊ o abismo que advierte ◊◊ si brota y esparce ◊ verdad ◊ verdadera ◊

pg. 20

§ 17
El Arbol:
◊ poda que amputa ◊ y el cielo recobra ◊ por soledad ◊ sed ◊◊ un cuarto de luz ◊ lo que inverso ◊ la piel y fulgor ◊ cotidiano del cielo ◊◊ vuelven ◊ y quedas ◊ preciada ◊

pg. 21

Colofón

El presente álbum recoge los trabajos de dibujo realizados entre el 1 y 6 de noviembre del año 2004 por los alumnos del Taller de Diseño de 1er Año y el Taller 2 de Diseño Gráfico de la Escuela de Arquitectura y Diseño PUCV.

Utilizamos las técnicas de la serigrafía y xilografía, las cuales nos permiten reproducir un primer original y así poder hacer de este Album 5 ejemplares.

Los textos manuscritos pertenecen al poema hecho por todos durante el tiempo de travesía, en el cual se reconocen 3 personajes que reúnen las palabras que nos han acompañado durante el recorrido: La Amereida, el Iruya y el Arbol.

El texto junto a las ilustraciones aúnan dibujo y palabra en una única página en formato 4 de un pliego. Tal reunión ha de dar al fin sentido a nuestra Travesía: la aventura de hacer del oficio un permanente preguntarse por lo que lo hace más propio para llevar a los otros el regalo de nuestra intimidad.

Comentarios

Comments are closed.