30 VIVIENDAS MÍNIMAS EN VALPARAÍSO

Un modelo universitario de transferencia de conocimiento

1. La Universidad.

El proyecto propone mejorar la calidad de vida de 30 familias pertenecientes al Comité Los Pinos y al Comité Estrellita Naciente y colaborar de este modo a dar cumplimiento a los objetivos de las políticas sociales sustentadas por el país.
Para poder alcanzar este objetivo fue necesario vadear una zona, no tocada, que es la que hay entre “tener una vivienda para ser su propietario” y por otro lado, “tener una vivienda para vivir en lo propio”.
Esta distinción es altamente significativa pues señala un vacío que se ha podido detectar y abordar con las capacidades y competencias propias del estudio universitario.
Sin embargo, un proyecto de esta naturaleza no puede ser realizado solo por la Universidad, la Escuela de Arquitectura y Diseño en este caso, sino que requiere además de un equipo transdisciplinario interno, integrar otras organizaciones para llevar adelante las tareas que pide el proyecto. 
Para este proyecto de investigación se ha postulado a dos DGI, uno en el 2005 y otro en el 2006, lo que ha permitido formar el equipo transdisciplinario, trabajar con la oficina consultora SCAA, con la empresa constructora Ingeniería y con las directivas y familias integrantes de los dos comités.
De este modo el equipo investigador, aplicando una metodología innovadora, ha podido adentrarse en el conocimiento profundo y minucioso de las necesidades y anhelos de las familias, y proponer un proyecto arquitectónico y de habilitación que les da cabida y lugar en Valparaíso. Y, con la colaboración de organizaciones externas, insertarlos en la complejidad de la construcción y habitación de las obras urbanas.

2. Los beneficiarios.

Haber postulado y obtenido el subsidio para la propia casa, como lo es en este caso, equivale a un primer e importante paso en la postulación a mejorar la calidad de vida de las familias. La casa como asiento familiar se constituye en la plataforma desde la cual cada familia y con ellas la comunidad, pueda apoyarse con fuerza y unidad para acceder a una mejor educación, una mejor salud, una mejor alimentación, una mejor recreación y a un mejor trabajo.
Sin embargo, para constituir esta plataforma para las familias y la comunidad, hay que hacer algunas obras complementarias de consolidación:
a) Las casas tienen que completar su segunda etapa.
b) La urbanización comunitaria tiene que completarse con cierros, puertas, pavimentos y árboles.
c) La comunidad tiene que tener un centro comunitario para reunirse y organizarse y un centro deportivo para su recreación.
Estas obras complementarias señalan las tareas que ahora hay que emprender, y realizarlas es poder dar un segundo paso para mejorar la calidad de vida.

3. El proceso.

En el proceso seguido por el estudio de este proyecto podemos distinguir seis momentos significativos.
I. Estudio de los accesos a Valparaíso y proyecto de ordenamiento del crecimiento habitacional de la periferia.
II. Estudio de casos de vivienda mínima rural y urbana en el gran Valparaíso.
III. Estudio de modelos de vivienda mínima.
IV. Estudio del caso Los Pinos y Estrellita Naciente, y definición del modelo arquitectónico y plan de habilitación psico-social.
V. Desarrollo del proyecto urbano y arquitectónico conjuntamente con la gestión habitacional y la gestión constructora.
VI. Construcción del proyecto y postulación a proyectos complementarios orientados a mejorar la calidad de vida de la comunidad.

4. Los equipos participantes.

El proceso de estudio mencionado se realizó con la participación de las siguientes personas, equipos y organizaciones, durante los tiempos que se indican.
Momento I. Un taller arquitectónico de cuarto año durante tres años.
Momento II. Un estudiante de titulación durante un semestre.
Momento III. Un estudiante de titulación durante un semestre
Momento IV. Un equipo de investigación, un taller de diseño de objetos y una oficina consultora, durante un año.
Momento V. Un equipo de investigación, un taller de diseño de objetos, una oficina consultora y una empresa constructora, durante un año.

5. La arquitectura.

Los modelos surgidos del estudio inicial tuvieron una primera definición arquitectónica al encontrarse con el terreno, con el tamaño del sitio que mide la extensión del espacio interior del modelo para cada casa.
Una segunda definición la tuvieron en su encuentro con las treinta familias, las que de los tres modelos presentados prefirieron dos: la “casa galería” y la “casa tren”.
Finalmente, el estudio transdisciplinario definió la extensión y particiones de cada casa en conformidad a lo requerido por cada familia, confirmando la capacidad del modelo “casa galería”, de dar cabida a las familias de este conjunto comunitario.

6. La transferencia.

Este proyecto, como ya se dijo, empezó con un estudio urbanístico de Valparaíso, que siguió con un estudio de la vivienda de las periferias, para pasar luego al diseño de modelos de vivienda mínima.
De los modelos se paso al caso de las 30 viviendas.
Este paso se dio con un proyecto de investigación de tipo participativo y metodología cuali-cuantitativa para definir el modelo y el caso de las 30 familias, y poder formular y proponer un co-proyecto arquitectónico y psico-social, que hay que construirlo no solo en el terreno sino también en las familias que lo van a habitar.
Podemos decir entonces, que el proyecto empieza con un estudio universitario y termina con la construcción de una casa para 30 familias en la ciudad, y, que esta sucesión constituye un modelo que reúne el estudio universitario con la construcción urbana, es decir, un modelo de transferencia de conocimiento.

Profesor Arq. Juan Purcell F.